Banqueros Centrales al rescate

Los mejores brokers de opciones binarias 2020:
  • BINARIUM
    BINARIUM

    1er lugar! El mejor broker de opciones binarias!
    Ideal para principiantes! Entrenamiento gratis! Bonos de registro!

  • FINMAX
    FINMAX

    Broker honesto!

Banqueros Centrales al rescate de los países europeos

Se puede comprar un poco de tiempo, pero el verdadero remedio debe venir de los políticos occidentales

Plano en la espalda, débil y cada vez más débil, la economía de los países ricos está en un estado lamentable. En la última semana los signos de alarma en su condición se han multiplicado. En Europa, los rendimientos de los italianos y españoles de diez yearbonds se elevó por encima del 6%. América trastes al ver a su crédito bajó por una de las grandes agencias de calificación. En todo el mundo, los mercados de valores se desplomó, con una grabación su peor día cae desde 2008. Las acciones de bancos fueron duramente golpeados, una señal de estrés en el sistema financiero. A continuación, los bancos centrales intervinieron (ver artículo).

El Banco Central Europeo (BCE), que se sepa que sería el apoyo de España e Italia mediante la ampliación de su programa de compra de bonos. Mientras tanto, la Reserva Federal de Estados Unidos dijo que era probable que mantenga las tasas de interés cercanas a cero por lo menos hasta mediados de 2020, y dejó entrever que podría tomar otras medidas para apoyar la economía. Los rendimientos de los bonos italianos y españoles retrocedieron.Las caídas bursátiles en pausa, aunque sea brevemente porque las preocupaciones se trasladó a Francia (ver artículo). A pesar de que las economías emergentes siguen creciendo con fuerza suficiente para mantener el crecimiento global, el pesimismo sobre Europa y América pesa sobre el mundo entero.

Que el pesimismo es, obviamente, sus raíces en los datos económicos, en especial de Estados Unidos, lo que sugiere una lenta recuperación en el mejor. Pero también existe el fantasma del riesgo político. Tener, básicamente, de confianza los políticos para arreglar las cosas para los últimos tres años, los inversores han cambiado de opinión. Un acuerdo sobre la deuda mal en el Congreso y la incapacidad de la zona euro para hacer frente a sus problemas no son sólo malas en sí mismas, sino que revelan los políticos que no son para ayudar o empeorar las cosas.

Esta desesperación también está afectando a la confianza de negocios. El último economista / FT barómetro global de negocios, una encuesta de directores de todo el mundo, muestra que aquellos que piensan que las condiciones empeorarán en los próximos seis meses superan en número a los que esperaban la mejora de 10,5 puntos porcentuales, un cambio grande de la encuesta anterior, optimista mayo . Las empresas estadounidenses se resisten a invertir más de su pila de efectivo abundante (ver Schumpeter).Mientras que continúa, los bancos centrales, aunque las cosas bien, sólo puede ofrecer los cuidados paliativos.

Envío de los cirujanos

Las caídas bursátiles de las últimas semanas claramente no hacen nada por la confianza, pero tampoco son un motivo de pánico. Un ajuste de la renta variable estadounidense fue tal vez hace mucho tiempo: el S & P 500 se ha duplicado desde su mínimo histórico de marzo de 2009, y del mercado ajustado por el ciclo relación precio / beneficios de 20,7 a 04 de agosto fue muy por encima de su promedio histórico de 16,4. Recuperaciones después de bustos financieros son lentos, como el sector privado paga la deuda. El mercado de bonos hace mucho tiempo se reconoce que la realidad. Puede haber hundido al último de los mercados de valores también. Y la economía de Estados Unidos sigue mostrando señales de vida: en julio se creó una red de 117.000 puestos de trabajo-no lo suficiente, pero no evidencia de una recesión.

Sin embargo, el riesgo de los Estados Unidos y otros países del mundo rico caer en recesión otra vez es real. La raíz del problema en ambos lados del Atlántico es simple: demasiada deuda, y la voluntad política muy poco para hacer frente a sus consecuencias. Que apunta a donde realmente radica el peligro.

Los mejores brokers de opciones binarias 2020:
  • BINARIUM
    BINARIUM

    1er lugar! El mejor broker de opciones binarias!
    Ideal para principiantes! Entrenamiento gratis! Bonos de registro!

  • FINMAX
    FINMAX

    Broker honesto!

En la zona del euro, los problemas de deuda que comenzó en los pequeños países periféricos se han extendido a gran parte-más grande España, Italia e incluso Francia. Como de costumbre, la crisis de una breve pausa después de una cumbre de emergencia el mes pasado, sólo para continuar con la amenaza renovada cuando se hizo evidente que los políticos no habían hecho lo suficiente, dejando el sistema bancario en situación de riesgo. En Washington, DC, por su parte, los políticos pelean evitado un defecto en el techo de la deuda con un acuerdo que es errónea por dos razones: se consagra a corto plazo la contracción fiscal cuando la economía necesita un impulso, y no para reducir a medio plazo déficit. De ahí la rebaja justificada (ver artículo).

¿Cuánto puede hacer los banqueros centrales? En Europa la intervención del BCE, sin duda tuvo un efecto en el que importaba: los rendimientos de los bonos españoles y los italianos volvieron a un 5%. Jean-Claude Trichet, presidente del BCE, sería prudente reducir la tasa se eleva poco aconsejable de principios de este año: la inflación en la zona euro se ha depreciado y debe caer aún más como mercancía retirada precios. Sin embargo, las tasas son bastante bajas, y el BCE se muestra reacio a inmiscuirse en el ámbito fiscal con mucho más por el gobierno compra de bonos. Más de la Fed, Ben Bernanke, debe considerar una tercera ronda de «flexibilización cuantitativa» (compra de bonos con dinero de nueva creación). Sin embargo, los beneficios tienden a ser limitados, y que podría complicar la vida a las economías emergentes, que podría enfrentarse a una nueva oleada de flujos de capital.

Volver a Obama, Angela & Co

Por encima de todo, hay un riesgo moral en el activismo de los bancos centrales. Corre el riesgo de alentar a los gobiernos a sentarse y dejar que otros hagan el trabajo que encuentran muy difícil sí mismos. Que es a la vez una abdicación peligrosa de la responsabilidad y una oportunidad perdida.

En Estados Unidos el Congreso debe despertar a sí mismo para proporcionar apoyo fiscal en el corto plazo la ampliación temporal de impuestos sobre la nómina, los cortes y el seguro de desempleo, y la inversión en infraestructura y un plan creíble para reducir el déficit en el mediano plazo a través de la reforma fiscal y la lucha contra los derechos. Hay planes de ambos partidos que hacen esto. Obama y sus adversarios republicanos ha abierto la puerta a un gran acuerdo. Una nueva reducción del déficit del comité presenta otra oportunidad. Los cínicos dicen que es ingenuo esperar que algo dramático antes de las elecciones de 2020, sin embargo, también es ingenuo esperar que los inversores se fobbed con los esfuerzos cojo como el acuerdo sobre la deuda de techo.

Los líderes europeos se enfrentan a una elección cada vez más marcado entre la ruptura de la zona euro y una unión más estrecha fiscal. Salvando al euro requerirá un fondo de rescate mucho más grande que la zona de la actualidad ha sido preparado para aceptar. Una idea más sólida desde una perspectiva económica sería la capacidad de emitir eurobonos colectiva respaldada por todos los miembros de la zona. Eso sería una gran decisión política, no es algo que los votantes europeos se introdujeran por la puerta trasera, pero el compromiso de hacer que proporcionaría un claro final a esta saga. Una vez más, es políticamente difícil, pero Angela Merkel de Alemania y de Francia, Nicolas Sarkozy, se están quedando sin opciones.

Los banqueros centrales pueden comprar a los políticos un poco de tiempo a ambos lados del Atlántico. Es a ellos a usarlo.

Los bancos centrales salen al rescate de la libra y la deuda

El mercado ha fallado estrepitosamente en su pronóstico sobre el resultado del referéndum británico y el triunfo del brexit ha causado sorpresa y estupor en la comunidad inversora. El pánico se desató en los primeros momentos de la jornada, remitiendo a crisis pasadas como la quiebra de Lehman Brothers o la tormenta que amenazó por llevarse por delante a la zona euro. Sin embargo, esta vez ha sido diferente y los bancos centrales han estado ahí para contener el golpe. Una lluvia de liquidez ha regado el mercado y ha contribuido a frenar el derrumbe de la libra y sobre todo, a controlar las ventas en el mercado de deuda soberana, garantizando que el acceso a la financiación barata a la que tanto a contribuido la política del BCE no salte por los aires.

El mensaje de los banqueros centrales ha sido unánime: están ahí para facilitar toda la liquidez necesaria y para que no haya un colapso que ponga en peligro el funcionamiento del sistema financiero internacional.

Protagonismo del BCE

El Banco de Inglaterra ha sido el primero en responder al brexit con el anuncio de una inyección de liquidez extra por 250.000 millones de libras (310.000 millones de euros), aunque los expertos coinciden en que es la actuación del BCE con su programa de compras de deuda la que ha evitado que el mercado de crédito entre el pánico. La institución que preside Mario Draghi ha emitido un comunicado en el que insiste en que vigila muy de cerca los mercados financieros y que mantiene intacto su compromiso para asegurar la estabilidad de precios y financiera de la zona euro. “El BCE se mantiene listo para suministrar liquidez adicional, si fuera necesario, en euros y otras divisas”, sostiene. “La institución está en contacto con los bancos que supervisa y considera que el sistema bancario de la zona euro es resistente en términos de capital y liquidez”, añade.

“Sin el BCE, las ventas en el mercado de deuda habrían sido como las de la renta variable”, explica Javier Casal, responsable de la mesa de deuda de Ahorro Corporación. “Hemos notado la intervención del BCE, crea una zona de confort psicológico clave para los inversores”, señalan en una mesa de negociación de deuda.

Frente común

El brexit ha llevado también a mover ficha al Banco Nacional de Suiza y al Banco de Japón. El franco suizo se ha apreciado al máximo desde que el banco central decidiera eliminar su política de control de cambio frente al euro en enero de 2020 y el yen ha superado la barrera de las 100 unidades por dólar por primera vez desde noviembre de 2020. El Banco de Japón “está dispuesto a proporcionar suficiente liquidez, incluyendo líneas de intercambio entre seis bancos centrales, de cara a proporcionar estabilidad”, explicó el gobernador Haruhiko Kuroda en un comunicado. Su homólogo suizo también ha reconocido que “ha intervenido en el mercado de divisas para estabilizar la situación y se mantendrá activo”. Y la Fed se pronunció en idéntico sentido antes de la apertura de mercado en EE UU.

El Banco de Inglaterra, ahora en el ojo del huracán con el brexit, ha sido sin embargo el banco central más explícito en su compromiso con la estabilidad financiera. Además de anunciar una inyección de liquidez adicional de 250.000 millones de libras, ha recordado que lleva meses contemplando la posibilidad del divorcio con la UE y ha insistido en que “tomará todas las decisiones necesarias” en defensa de la estabilidad financiera del país. Ante la recesión económica que se espera, en Citi prevén ahora que el Banco de Inglaterra recorte tipos en 25 puntos básicos en la reunión del próximo 14 de julio y que realice compras adicionales de activos. Bank of America Merrill Lynch prevé un recorte de 50 puntos básicos.

La onda expansiva del brexit también llegará a la Fed. Los analistas ven ahora más argumentos para que Estados Unidos retrase una nueva subida de tipos al mes de diciembre.

Desafíos por delante

La primera respuesta con la que contener el golpe ya está dada pero el escenario de máxima incertidumbre que plantea el brexit sorprende a los bancos centrales, y en especial al BCE, al límite de sus políticas de estímulos.

Las compras de deuda activadas por Daghi –en un principio por 60.000 millones de euros al mes y ahora por 80.000 millones– tienen el objetivo de incentivar los precios en una zona euro al filo de la inflación negativa y de estimular el crecimiento. Pero el brexit se cuela ahora en su política: no solo crea turbulencias en los mercados que antes no existían y que hay que sofocar sino que tendrá impacto en la economía de la zona euro, aunque su alcance aún esté por calibrarse y dependa de cómo se articulen ahora las relaciones comerciales de Reino Unido con la UE.

“Nadie duda de que hay liquidez suficiente en la zona euro. La situación no tiene nada que ver con la tensión de los años 2020 y 2020. Pero al BCE no le quedan muchas más balas y la eficacia real de su política sobre la economía real está siendo limitada”, señalan desde un banco de negocios internacional. Y el riesgo político, que en el caso del referéndum británico ha superado a los inversores, ha venido para quedarse, con la posibilidad de que los movimientos contrarios a la UE se contagien por la zona euro. Otro problema más para Mario Draghi.

Banqueros Centrales al rescate

e vive un fin de año colmado de presagios globales negativos para la economía (recesión o lento crecimiento, con alto desempleo), el comercio (políticas proteccionistas y a costa del vecino) y las finanzas (sostenida insuficiencia de crédito a actividades productivas y resurgimiento de las prácticas especulativas que provocaron la crisis). En medio de este horizonte sombrío, con un optimismo derivado de la temporada festiva, destaco un elemento de signo diferente. En la primera mitad de diciembre –mientras que en Estados Unidos menudeaban las admoniciones sobre los riesgos del acantilado fiscal (a los que se hizo referencia en este espacio el 6 de diciembre) y en Europa continuaban los inconclusivos debates sobre el futuro del euro, al tiempo que se esperó al último minuto para proporcionar a Grecia el auxilio financiero que evitará por unos meses más el default–, de manera simultánea, aunque en apariencia no concertada, los bancos centrales, por así decirlo, salieron al rescate. Por una parte, el Sistema de la Reserva Federal, al que por lo general se alude como la Fed, hizo un anuncio de política a favor de la expansión de la actividad económica y el empleo notable por la claridad de sus planteamientos, la extensión prevista para su implementación y el uso de parámetros cuantitativos, relacionados con objetivos en materia de empleo, que hasta hace poco tiempo hubieran sido considerados anatema. Hubo ecos importantes en el Banco Central de Canadá. Por otra, el Banco Central Europeo se manifestó dispuesto a instrumentar las medidas favorables a la reactivación económica y el empleo anunciadas en meses pasados (véase El eurohéroe , La Jornada, 13/sept/2020). Ambas instituciones, para recurrir a la manida metáfora de que corresponde a los banqueros centrales retirar la ponchera cuando va a empezar la fiesta, decidieron que, dado que ni siquiera se vislumbra el inicio de la fiesta, hay que dejar la ponchera en el centro de la mesa y preocuparse de que esté bien abastecida.

El anuncio de la Fed fue divulgado el 12 de diciembre mediante un comunicado de prensa del Comité Federal de Operaciones de Mercado Abierto, que anuncia también la continuidad y fortalecimiento de las operaciones de facilitación de liquidez (conocidas como quantitative easing). Sin embargo, su señalamiento central, que ha sido reproducido repetidas veces en numerosas lenguas, es del siguiente tenor: “Para apoyar la continuidad del avance hacia el máximo empleo y la estabilidad de precios, el comité espera que la política monetaria extraordinariamente expansiva seguirá siendo adecuada por un tiempo considerable después […] de que la recuperación económica se fortalezca. En concreto, el comité decidió mantener la tasa de fondos federales en el rango de 0 a _ por ciento y actualmente espera que este rango excepcionalmente bajo seguirá siendo apropiado por todo el tiempo en que la tasa de desempleo permanezca por encima de 6 por ciento. [Ahora es de 7.7 por ciento.] La inflación en los siguientes uno o dos años se proyecta en no más de medio punto porcentual por encima del objetivo de largo plazo de 2 por ciento establecido por el comité, al tiempo que las expectativas inflacionarias a más largo plazo se encuentran ancladas con firmeza” (énfasis añadido).

El presidente del Banco Central canadiense, Mark Carney –quien ya ha sido designado gobernador del Banco de Inglaterra, cargo que asumirá en julio próximo–, en una plática informal también el 12 de diciembre, parece haber dado inicio, en palabras del ministro de Finanzas británico George Osborne, a un debate internacional innovador sobre los nuevos objetivos que, más allá de las metas de inflación, puden asumir los bancos centrales. Carney sugirió la adopción de un objetivo de tasa de crecimiento nominal o de ampliación de la dimensión real de la economía, en lugar de la meta de inflación, como medio de subrayar la prioridad que la política monetaria, como parte del conjunto de la política económica, debe asignar a la expansión de la actividad y el empleo. Carney señaló que “… cuando las tasas de interés líderes son próximas a cero [como ocurre ahora en varias de las principales economías], puede resultar más favorable establecer objetivos relacionados con el producto interno bruto nominal [que con los niveles de inflación]. La naturaleza excepcional de la situación y la magnitud de las brechas existentes hacen de esta una política más creíble y más fácil de comprender” (Financial Times, 12/dic/2020).

Es difícil exagerar la importancia, para el actual debate global sobre la orientación de la política económica, de señalamientos como los de Bernanke y Carey. Habría que destacar, cuando menos, cuestiones como las siguientes: a) Es bien conocido el mandato dual que rige al Sistema de la Reserva Federal: asegurar la estabilidad de precios y promover los máximos niveles asequibles de empleo. Empero, en el pasado reciente –que se extiende al menos por tres decenios– no se había registrado una manifestación de prioridad tan clara a favor de la ocupación: la Fed habla de mantener las políticas monetarias expansivas el tiempo que sea necesario mientras el desempleo se sitúe por encima de cierta cota (6 por ciento) y acepta explícitamente que ello puede llevar a rebasar, en alrededor de medio punto porcentual, el objetivo inflacionario de 2 por ciento, considerado largo tiempo como sacrosanto. b) Queda claro, por otra parte, que el temor de un brote inflacionario en las economías centrales está por completo divorciado de la realidad. c) Al explorar la eventual sustitución de las metas de inflación por objetivos de crecimiento del producto nominal o de expansión del tamaño real de la economía, la prioridad se desplaza de los objetivos de equilibrios financieros a los relacionados con la economía real; con la producción de bienes y servicios, no con el velo monetario.

Sobre este trasfondo resulta muy difícil comprender que la propuesta de programa económico para México en 2020 establezca como principal objetivo la estabilidad macroeconómica. Al tiempo que se minimizan los riesgos recesivos presentes en la economía global y se reconoce que la mexicana se desaceleró en el tercer trimestre de 2020, se reitera el mandamiento de deficit presupuestal cero, anulando la posibilidad de instrumentar políticas anticíclicas que podrían tornarse necesarias en el curso del año. El Banco de México no prevé cambio alguno de política monetaria a menos que se comprometa la convergencia de la inflación al objetivo permanente de 3 por ciento . El crecimiento y el empleo aparecen como subproductos de circunstancias internas o externas sobre las que es imposible no digamos influir, sino incluso reaccionar de manera suficiente y oportuna.

Los mejores brokers de opciones binarias 2020:
  • BINARIUM
    BINARIUM

    1er lugar! El mejor broker de opciones binarias!
    Ideal para principiantes! Entrenamiento gratis! Bonos de registro!

  • FINMAX
    FINMAX

    Broker honesto!

Like this post? Please share to your friends:
Ganancias de opciones binarias
Deja un comentario

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: