Euro a la baja después de sorpresa de Mario Draghi

Los mejores brokers de opciones binarias 2020:
  • BINARIUM
    BINARIUM

    1er lugar! El mejor broker de opciones binarias!
    Ideal para principiantes! Entrenamiento gratis! Bonos de registro!

  • FINMAX
    FINMAX

    Broker honesto!

Euro a la baja después de sorpresa de Mario Draghi

La sorpresa ocasionada por las declaraciones de Draghi de hoy lunes 25 de agosto aumentó aún más la presión bajista sobre el EUR/USD. Por su parte, la presidente de la Fed, Janet Yellen, demostró cuan experimentada es como dirigente de uno de los bancos centrales más importantes del mundo durante el discurso que pronunció el viernes pasado en el que sonó profunda pero sin decir nada realmente importante. (El ex presidente de la Fed, Alan Greenspan, dijo la famosa frase, «si resulto ser particularmente claro, probablemente has entendido mal lo que dije.»).Por supuesto que Yellen describió las dificultades que ella y sus colegas estaban teniendo para discernir lo que estaba pasando con el mercado laboral, debido a los cambios estructurales que hacen que los indicadores anteriores no sean fiables. La línea que capturó la atención del mercado fue cuando ella confirmó el mensaje de las minutas de la reunión de FOMC del mes de julio: que el debate en el FOMC ya no es sobre si se debe elevar las tasas, sino más bien cuando subirán las tasas.

Mientras que la atención de todos se centró en el discurso de Yellen, de hecho fue el presidente del BCE, Mario Draghi, quien sorprendió al mercado con nuevas revelaciones. En primer lugar mostró que estaba cada vez más preocupado por el alto desempleo y la baja inflación. Básicamente sus declaraciones se centraron en los siguientes aspectos:

  • Llamadas de respaldo para que a los países se les permita gastar más (dentro de los límites establecidos por los reglamentos de la UE).
  • Reconocer que las expectativas de inflación ya no estaban «firmemente ancladas», tal como afirmó cada mes después de la reunión del BCE.

Los acontecimientos de hoy

Los acontecimientos para el resto de la semana

En cuanto al resto de la semana, el martes, durante la mañana asiática tenemos el balance comercial de Nueva Zelanda en julio y durante la jornada europea, se publicarán los datos de las aprobaciones de hipotecas BBA del Reino Unido para julio y los pedidos de bienes duraderos de Estados Unidos para el mismo mes. Los índices de precios de la vivienda FHFA y S&P/Case-Shiller para Junio ​​también serán publicados ese día.

El miércoles, tenemos los precios de los alimentos de Nueva Zelanda para julio y la tasa de desempleo AKU de Noruega de junio.

El jueves, se darán a conocer los datos preliminares del IPC de Alemania y la tasa de desempleo, ambos para agosto. Ese día también se darán a conocer los resultados de la masa monetaria M3 de la zona euro en julio junto con la confianza del consumidor final para agosto. Desde los Estados Unidos, tenemos la segunda estimación del PIB y del deflactor del PCE subyacente, ambos para el segundo trimestre del 2020. Otro indicador importante que se publicará ese día serán las ventas de viviendas pendientes de julio.

El viernes, durante la mañana asiática, tenemos el flujo usual de noticias y datos de fin de mes de Japón, incluyendo las cifras del IPC (ampliamente seguidos por el mercado), y los permisos de construcción de Nueva Zelanda para julio. Durante el día de Europa, el IPC preliminar de la zona euro en agosto y la tasa de desempleo en el bloque de julio estarán saliendo. En Canadá, tendremos los datos del PIB de junio y desde los Estados Unidos, se darán a conocer los datos de los ingresos personales y el gasto personal para julio. Hay muy pocos oradores programados para esta semana; al parecer todos ellos todavía están en sus vacaciones de verano.

Los mejores brokers de opciones binarias 2020:
  • BINARIUM
    BINARIUM

    1er lugar! El mejor broker de opciones binarias!
    Ideal para principiantes! Entrenamiento gratis! Bonos de registro!

  • FINMAX
    FINMAX

    Broker honesto!

El martes, el presidente de Rusia Vladimir Putin se reúne con el presidente de Ucrania, Petro Poroshenko, los estados miembros de la Unión Europea y funcionarios de la Comisión Europea en Minsk, Bielorrusia. Esto podría ser un evento clave para el Forex y el oro.

El EUR/USD abre con una brecha bajista

El par EUR/USD abrió la jornada europea con una brecha a la baja, alcanzando y rompiendo por debajo de la línea de 1.3200. Sin embargo, el par encontró soporte en 1.3185 (S1) y se recuperó un poco. Hoy, en la agenda económica tenemos la encuesta alemana Ifo de agosto, donde se espera que los tres índices hayan disminuido. Esto podría alentar a los vendedores a empujar las cotizaciones por debajo de 1.3185 (S1), un evento que podría establecer las bases para subsecuentes movimientos bajistas hacia el siguiente nivel de soporte, en 1.3100 (S2). En tanto que el par se esté cotizando dentro del canal bajista, que conecta los máximos y los mínimos en el gráfico diario, puede considerarse que las perspectivas generales permanecen bajistas. Sin embargo, si analizamos el gráfico de 1 hora, el RSI de 14 horas parece listo para salir de las condiciones de sobreventa, mientras que el MACD muestra señales de haber tocado fondo y se podría mover por encima de su línea de señal en el corto plazo. Tomando estas señales de impulso en cuenta, lo más recomendable sería mostrarse cauteloso ante un posible rebote alcista del par, y esperar a que este se produzca antes de abrir nuevas posiciones de venta.

  • Soportes: 1.3185 (S1), 1.3100 (S2), 1.3000 (S3)
  • Resistencias: 1.3240 (R1), 1.3300 (R2), 1.3330 (R3)

El BCE inicia la retirada de estímulos y avisa de que podría subir tipos a partir del verano de 2020

Reducirá en septiembre las compras de deuda de 30.000 a 15.000 millones; acabarán a final de año

Draghi descarta que la crisis italiana suponga una amenaza para el euro: «Ha sido un episodio local»

El BCE ha dado la sorpresa y ha definido cuál será la hoja de ruta para la retirada de estímulos. El consejo de Gobierno de la institución, que se reunió hoy en Riga y cuenta por primera vez con el español Luis de Guindos en la vicepresidencia, ha decidido anunciar que las compras de deuda finalizarán en el mes de diciembre. Se prolongan por tanto desde el mes de septiembre, fecha inicial para su término y a partir de la cual se reducirán desde los 30.000 millones de euros al mes a los 15.000 millones, hasta finalizar al término del año.

El BCE ha dado además una primera indicación sobre cuándo llegaría la subida de tipos. Ha señalado que seguirán en los niveles actuales al menos hasta el verano de 2020, o el tiempo que considere necesario para alcanzar los objetivos de inflación y estabilidad de precios. El alza de tipos de interés, en el 0% desde marzo de 2020, podría llegar por tanto a partir de septiembre del próximo año, si bien Mario Draghi ha evitado dar cualquier pisa del momento para esa primera subida. La institución ha reiterado además que continuará con la reinversión de los vencimientos de deuda por un tiempo prolongado una vez hayan finalizado las compras netas de deuda, sin que en la reunión de hoy se haya debatido sobre el futuro de las reinversiones, según ha explicado Draghi.

El BCE sorprendió al comenzar a poner fechas a su repliegue de estímulos, que en todo caso está en línea con lo que esperan los expertos. Pero en ningún caso lanzó el mensaje de acelerar la subida de tipos. De hecho, Mario Draghi recordó que la política monetaria va a seguir siendo acomodaticia, con los tipos al cero, la extensión de las compras de deuda a diciembre y la reinversión de los vencimientos.

El presidente del BCE ha explicado en rueda de prensa que la institución considera que se dan las condiciones para confiar en que la inflación se acerca al objetivo cercano al 2%, de manera sostenida y generalizada en la zona euro. En mayo registró el 1,9% interanual, con una subyacente del 1,3%. Draghi también reconoce que los últimos indicadores económicos son más débiles, después de que la zona euro alcanzara el pico de crecimiento tras la crisis el pasado año, y considera que aun así muestran una economía robusta, con ímpetu en las exportaciones. «Un crecimiento del 0,4% es aún un crecimiento elevado», ha señalado Draghi.

Aun así, el BCE ha reducido a la baja su estimación de alza del PIB en 2020 respecto a sus previsiones de marzo y ahora espera el 2,1% este año (frente al 2,4% de hace tres meses), el 1,9% en 2020, que permanece sin cambios, y el 1,7% en 2020. Las estimaciones de inflación se han revisado al alza respecto a marzo, con una previsión del 1,7% para este año y 2020 (frente al 1,4% de marzo para ambos años) y también para 2020. Tales estimaciones no incluyen el efecto de los aranceles anunciados por EE UU a los productos europeos, que Draghi cree tendrán un efecto limitado por lo conocido hasta ahora.

Draghi ha explicado que las decisiones tomadas hoy han sido por unanimidad y que hay plena sintonía en el BCE en que hay que seguir siendo «pacientes, prudentes y persistentes» hasta lograr la convergencia en la estabilidad de precios en la zona euro, que debe ser sostenible y no un fenómeno puntual.

Al BCE no le ha temblado el pulso a la hora de anunciar cómo será el repliegue de los estímulos monetarios, a pesar de los recientes acontecimientos que invitaban a pensar en un aplazamiento a la reunión de julio. Draghi ha reconocido que las incertidumbre son evidentes pero ha insistido en que la situación de fondo de la economía de la zona euro no ha cambiado. De hecho, el BCE ha afrontado su reunión de hoy bajo la resaca de la reciente crisis política en Italia, que hizo por momentos temer por el compromiso de la tercera mayor economía de la zona euro con la divisa comunitaria, y con la inquietud por la tensión comercial y la amenaza proteccionista de EE UU y los indicadores que muestran un crecimiento económico en la zona euro más débil.

Con su decisión, Draghi manda además un mensaje a Italia, que se encontrará a un BCE en retirada en caso de que la política del nuevo gobierno y una posible indisciplina fiscal ante las exigencias de Bruselas puedan volver a tensar su coste de financiación como se vio en jornadas pasadas.

Italia, un episodio local

El presidente del BCE ha querido marcar las distancias de los sucedido a finales de mayo en Italia, cuando la incertidumbre política provocó un fuerte repunte de su prima de riesgo, y la crisis del euro de 2020. Para Draghi, lo sucedido ha sido «un episodio local» que no ha tenido contagio al resto de la zona euro ni ha puesto en peligro a la divisa. En 2020, el problema era generalizado para un grupo de países y no existían los mecanismos de prevención y rescate del momento actual.

El presidente del BCE ha querido además negar cualquier sospecha de haber castigado a Italia en mayo con menores compras de deuda. Adquirió en ese mes 3.600 millones de euros, más que los 3.400 millones de marzo, la misma cantidad que en enero.

Draghi ha aprovechado además para lanzar un claro mensaje en defensa del euro. Ha señalado que la divisa europea es hoy día «irreversible, fuerte, cuenta con el apoyo de la población», además de que «sus beneficios están fuera de toda discusión». Para Draghi, cuestionar la idea de la irreversibilidad del euro «solo causa daños».

Los expertos esperaban hoy una pista sobre el final de las compras de deuda aunque no su anuncio oficial definitivo. La previsión más extendida es que las compras de deuda se prolongarían a diciembre, reduciéndose de forma gradual desde septiembre, con el fin de poder subir los tipos de interés en la segunda mitad de 2020, en línea con lo que ha anunciado hoy el BCE. Draghi ha matizado en todo caso que no se ha debatido hoy cuándo llegaría la subida de tipos. La única referencia es pasado el verano de 2020.

El BCE baja por sorpresa los tipos de interés al 0,25%

El Banco Central Europeo ha recordado hoy que no se puede bajar la guardia en la lucha contra la crisis económica y advirtió que sobre la zona euro, además del elevado desempleo y la escasez de crédito, se cierne también el problema de la caída de precios, fruto de una recuperación económica aún muy frágil y que no cuenta con el apoyo de la demanda interna. Mario Draghi anunció, contra el pronóstico de la mayoría de los expertos, una bajada de tipos de interés para la zona euro hasta un nuevo mínimo histórico, en el 0,25%. Solo UBS, RBS y Merryll Lynch apostaban porque la institución moviera ficha este mismo jueves. Y justificó especialmente esta decisión en que las perspectivas económicas sugieren “un largo período de inflación a la baja”, según explicó en rueda de prensa.

Cuando se cumplen poco más de dos años desde su llegada a la presidencia del BCE, Draghi ha anunciado por tanto su quinto recorte de tipos –los encontró en el 1,5%–, después de haber puesto en marcha otras iniciativas inéditas, como las inyecciones masivas de liquidez para la banca a tres años y un programa de compra de deuda soberana a cambio de rescate con el que frenó el incendio que devoraba a la periferia del euro.

Ahora, ante la evidencia de que no hay ni mucho menos presiones inflacionistas sobre la zona euro –y la persistencia de la debilidad económica–, el BCE ha encontrado en el riesgo de deflación –una palabra que ha insistido en eludir Mario Draghi– el argumento principal con el que retomar el instrumento más tradicional de política monetaria, la rebaja del precio del dinero sin cuestionar de ningún modo el mandato irrenunciable de la institución: mantener controlada la inflación bajo el 2%. Draghi ha explicado que la opinión del consejo de gobierno del BCE ha sido unánime en la necesidad de actuar, aunque hubiera diferencias de criterio en cuanto al momento. De hecho, la mayoría de las quinielas apuntaban a una rebaja de tipos en diciembre, mes en el que está previsto que el BCE anuncie sus nuevas directrices económicas para la zona euro.

La expectativa de una bajada de tipos cobró fuerza este mismo martes con el anuncio de las previsiones económicas de la Comisión Europea, que avanzó que el crecimiento del PIB de la zona euro en 2020 no será del 1,4%, como avanzó hace seis meses, sino del 1,1%. Y no será hasta 2020 cuando la región crezca el 1,7% y se aproxime a su potencial de crecimiento. En definitiva, retrasó un año más la recuperación definitiva de la economía europea.

En paralelo, la inflación de la zona euro fue en octubre del 0,7%, frente al 1,1% previsto, un debilitamiento en los precios que también se apreció en el mes de septiembre, tal y como ha recordado Draghi. El entorno de inflación a la baja se ha notado especialmente en España, los precios cayeron el 0,1% el pasado mes, entrando en territorio de deflación. “Hay un país con una caída de precios más marcada”, señaló Draghi sin mencionar a España. Así, y a diferencia de decisiones anteriores, la postura manifestada por el BCE beneficiará en esta ocasión especialmente a la economía española.

El presidente del BCE auguró que la inflación en la zona euro se mantendrá baja durante un tiempo prolongado para alcanzar después un punto de inflexión y regresar a niveles cercanos al 2%, aunque sin precisar el calendario, tarea que quedará para diciembre. Reconoció que esa “inflación a la baja” se aprecia en el área de servicios y en una amplia gama de productos y queda apenas compensada con los impuestos indirectos, según explicó. Pero negó que haya riesgo de deflación. “Si por deflación queremos decir una caída de precios en una amplia categoría de bienes en un número significativo de países, no lo vemos ahora mismo”, añadió a continuación.

Tuvo incluso que salir al paso de la pregunta de un periodista nipón que planteó la posibilidad de que la economía de la zona euro sufra del mal de la japonesa en los años 90, con años de débil crecimiento económico sin inflación. A lo que Draghi replicó con que la zona euro tiene “el déficit presupuestario más bajo del mundo” y un “superávit por cuenta corriente elevado”.

Aun así, el presidente del BCE recordó que tiene todavía artillería disponible, sin cerrar la puerta a otra bajada de tipos, hasta acercarlos a cero, a dejar en negativo la tasa de interés de la facilidad de depósito, donde la banca aparca su liquidez sobrante, o a realizar una nueva megasubasta de liquidez a largo plazo –una posibilidad que no se debatió en la reunión de ayer–. El BCE sí decidió en todo caso prorrogar un año más, hasta julio de 2020, la barra libre de liquidez para la banca, aunque en subastas a plazos de un mes.

Draghi reconoció que persiste el problema de la fragmentación financiera, por la que las empresas se financian a muy distinto coste en unos países y otros, y que la mejoría registrada desde julio de 2020 se ha estancado en los últimos meses. Y fue fiel al mantra de cada una de sus ruedas de prensa. “Las reformas estructurales son necesarias, en su ausencia estaremos aquí durante mucho tiempo”.

Test a la banca con el fin de atraer inversores

El ejercicio de transparencia al que el BCE someterá a la banca europea en los próximos meses quedó ayer en un segundo plano ante el anuncio de la baja de tipos, aunque no es ni mucho menos una inquietud menor para la institución. Alrededor de 130 entidades se someterán primero a una valoración de sus activos y después a un test de estrés, un proceso que Draghi aseguró se hará de forma firme y sin hacer diferencias ni excepciones que puedan beneficiar a la banca de unos países frente a otros. “La valoración integral arrojará luz sobre la situación de la banca, por eso su credibilidad es tan importante. El objetivo principal es que el sector privado invierta en la banca europea”, reconoció el presidente del BCE.
Draghi defendió que la bajada de tipos propiciará también la mejora en el persistente problema de la fragmentación financiera y ayudará a los bancos a obtener financiación. También a los bancos sanos de países en mayores apuros de la zona euro, al tiempo que señaló que hay síntomas de mejoría en el mercado interbancario, donde bancos de países del euro ya prestarían en el interbancario a bancos de países de la periferia.
Y a propósito de cómo afrontar las necesidades de capital que surjan del test de estrés a la banca, Draghi defendió que se busque una solución para aquellas entidades que, aunque suspendan el test, no caigan por debajo del capital mínimo requerido, de forma que no tenga que activarse un protocolo de ayudas que implique pérdidas para sus acreedores. “Es un problema real, en tales casos los inversores se irían. El BCE y la Comisión estamos trabajando en esto y confío en controlar el problema cuando tengamos los test de estrés”, añadió.

Los mejores brokers de opciones binarias 2020:
  • BINARIUM
    BINARIUM

    1er lugar! El mejor broker de opciones binarias!
    Ideal para principiantes! Entrenamiento gratis! Bonos de registro!

  • FINMAX
    FINMAX

    Broker honesto!

Like this post? Please share to your friends:
Ganancias de opciones binarias
Deja un comentario

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: